Drago

Escribir en esta sección es horrible y aunque es ley de vida cuando un viejecito nos deja, es doloroso. Imaginad cuando el que nos deja apenas ha empezado a vivir. Hemos tenido que esperar varias semanas para escribir estas líneas. Aún así lo hacemos con lágrimas en los ojos recordando a Drago, un adorable cachorro de menos de 7 meses que fue encontrado una mañana por una voluntaria cuando la siguió hasta la puerta de su casa. Después de buscarle acogida por unas horas, nos ofrecieron ayuda las compañeras de Ibi a las que estamos enormemente agradecidas, por circunstancias no pudimos realizar el viaje el día previsto y le surgió de forma inesperada, una acogida con dos de nuestros compañeros. Drago se ganó de inmediato su cariño, era todo ternura y como no, decidieron adoptar al que se había convertido, en un miembro inseparable de su familia.

Una noche se puso muy malito, fue llevado de urgencias al veterinario, convulsionando y sin saber qué le ocurría, pasó la noche ingresado con goteros y nada pudieron hacer por salvarle la vida. Una serie de ataques epilépticos muy graves acabaron con su corta vida, aún en este estado, movía la colita como despidiéndose de su familia, una familia rota de dolor que sólo pudo estar con él cuando tuvieron que pincharle para poner fin a una agonía que no tenía solución... Descansa en paz pequeño, nunca te olvidaremos, has sido muy especial para todos en la Protectora y especialmente para Flor y Arturo. 

 

volver a la página anterior